Los síntomas de las enfermedades

Enlace Patrocinado

Debido a que los síntomas de las enfermedades pueden ser variados e inherentes a una enfermedad determinada, otras veces varias enfermedades comparten los mismos síntomas, pero serán los signos puntuales que presente el paciente y el cuadro clínico lo esencial para determinar el diagnóstico, por ello no se puede hablar de forma general sobre síntomas de una enfermedad.
Por ejemplo un ataque al corazón significará percibir una molestia en el centro del tórax con una duración de pocos minutos que además aparece y desaparece de forma intermitente. Se trata de una molestia con dolor y opresión. Asimismo ese dolor se extiende al estómago, la mandíbula, el cuello, la espalda y los brazos, por lo general al brazo izquierdo.
A estos síntomas se le debe agregar la dificultad para respirar, sensación de aturdimiento, náuseas y sudor frío.
Luego si nos centramos en la fiebre como la sintomatología de muchas enfermedades se trata de la respuesta del sistema inmunológico ante la presencia de un virus, una bacteria o la presencia de un agente infeccioso que ha ingresado en el organismo, los anticuerpos trabajan para eliminarlo aumentando la temperatura corporal a partir de acelerar el flujo sanguíneo.
No obstante, los síntomas de una enfermedad permiten conocer que las funciones normales del organismo han sufrido variaciones a partir de sensaciones percibibles por una persona y a su vez indican una anormalidad o la presencia de una enfermedad determinada.
Sin embargo también surgen síntomas en un embarazo sin que ello indique una enfermedad.
Asimismo pueden determinarse como síntomas la debilidad corporal, la diarrea, el dolor abdominal, el dolor de cabeza, los dolores musculares, los escalofríos, los ganglios linfáticos inflamados, las náuseas, vómitos, la pérdida del apetito, la depresión, el dolor en las articulaciones, la pérdida de la memoria, los mareos, la tos, la irritabilidad, la fatiga, el dolor en las articulaciones, dolor al orinar, la distensión abdominal, las convulsiones, la confusión, el cansancio, la pérdida o el aumento de peso, las erupciones, la ictericia o el estreñimiento.
Asimismo todos ellos pueden presentarse de forma crónica, recurrente o con recaídas y asimismo progresivamente pueden mejorar o empeorar.
Luego, otros son más graves, por lo cual derivan de la presencia de enfermedades complejas como por ejemplo en una apoplejía se presentará pérdida de sensibilidad, parálisis, dificultad en el habla y hormigueos.
El aumento de peso como síntoma puede tener que ver con un cáncer de ovarios, dado que en el abdomen se acumularán fluidos, por lo cual en el caso de no haber hecho nada para ganarlo es importante hacer una consulta con un médico especialista.
Por el contrario en el caso de pérdida de peso, puede tratarse de una alteración en la glándula tiroides con el consecuente hipertiroidismo.
La fiebre en conjunto con fotofobia y rigidez en el cuello son indicadores de una meningitis.
Una neurisma se presentará con un dolor punzante en el cuello o en la cabeza. Es un dolor muy fuerte pocas veces sufrido, por lo cual es importante acudir de inmediato a un centro de salud porque son síntomas de las enfermedades.

Speak Your Mind

*