Síntomas de una enfermedad

Enlace Patrocinado

Los síntomas de una enfermedad se diferencian entre sí según la enfermedad que los hace presentar. No es lo mismo que decir signo porque a estos pueden observarlos cualquier persona además de quien lo padecen pero los síntomas son solo advertidos por el paciente.
Algunos de ello se consideran útiles porque a partir de que se presentan surgen otros que ayudan a luchar contra esa enfermedad, por ejemplo se eliminan toxinas a partir de una expectoración catarral o se eliminan toxinas del intestino a partir de una diarrea que puede presentarse como síntoma de por ejemplo el cólera con lo cual permite el tratamiento de diarreas.
Otro ejemplo puede ser la eliminación de bacterias o virus a partir del calor provocado por la fiebre, como uno de los síntomas presentes en muchas enfermedades.
Pero a diferencia de éstos una inflamación de las meninges que surge a causa de una lesión cancerosa tendrá que ver con procesos crónicos degenerativos y es por ello que en este caso se tratará de un síntoma perjudicial.
Otros son los que influyen en confundir el diagnostico de una enfermedad determinada, como causa de la ingesta de un medicamento, el cual con sus efectos secundarios hace que se presenten síntomas artificiales, entre ellos se puede presentar dolor estomacal, mareos, náuseas o gastritis imposibilitando encontrar el origen de la enfermedad de base.
Un signo clínico es entendido como manifestación de la alteración de la salud del enfermo desde el punto de vista de la medicina. A través de un examen psicofísico, el médico puede investigar la razón de los signos que presenta el paciente, lo cual difiere a los síntomas que pudiese presentar, ya que éstos son subjetivos y únicamente reconocidos por el paciente.

Ejemplos de signos clínicos pueden ser una zona del cuerpo enrojecida, un edema en algunos de los miembros del paciente o la fiebre mientras que la sensación de mareo, la astenia o el dolor en cualquier zona del cuerpo significan síntomas. Estos a su vez pueden ser progresivos empeorando o mejorando.
Luego cada uno de ellos dependerán de distintas causas y asimismo pueden variar de una persona a otra como los de la colitis, que por lo general se presenta vómitos, cólicos, ruidos abdominales, náuseas y gases además de diarrea, la cual además es una enfermedad en sí misma.
Con una diarrea el enfermo percibe náuseas, distensión abdominal, cólicos abdominales, heces líquidas o semilíquidas, deshidratación que le causará sed, mareos, piel seca, poca frecuencia en la orina y evacuaciones con sangre y fiebre dependiendo de la causa.
Asimismo a partir de signos clínicos el médico podrá conocer si los síntomas citados pertenecen a lupus, una hepatitis o un cáncer de hígado.
En conclusión se trata de alertas de amenaza que se presentan en el organismo y a partir de ello permite que e médico especialista pueda hacer un diagnóstico en conjunto con los signos clínicos, los cuales como ya se cito difieren de los síntomas de una enfermedad.

Speak Your Mind

*